Header Ads

Midnight Runners (2017)



Vamos con otra crítica de cine que llega desde Corea y la cual muchos la esperábamos para hincarle el diente pero bueh... creo que me han salido caries.

Os hablo de "Midnight Runners", una gamberrada que va de menos a más bajo una premisa que cuenta la historia de dos estudiantes de la academia de policía que son testigos de un secuestro y sin quererlo ni beberlo se ven involucrados en un follón de narices. El film está dirigido por el realizador Kim Joo Hwan a quien se le conoce por ser el director, guionista y productor de "Goodbye My Smile | Gotbai Mai Seumail (2011)" y quien no rodaba nada desde hace 4 años tras "Koala (2013)". En el plano interpretativo destacan, como es obvio, la pareja protagonista; Park Seo Joon quien está de actualidad gracias al drama televisivo "Fight For My Way" que finalizó hace apenas unos meses y quien ya este año ha bebido las mieles del éxito gracias al drama "Hwarang: The Beginning (KBS2, 2016-2017)" siendo conocido también por otros trabajos como "She Was Pretty (MBC, 2015)" o  "Kill Me, Heal Me (MBC, 2015)". Junto a él está Kang Ha Neul, actor, cantante y modelo reciente ganador de los "SBS Drama Awards: Excellence Award (Fantasy)" gracias a su interpretación en el excelente drama "Moon Lovers: Scarlet Heart Ryeo". El elenco lo completan los artistas Park Ha Sun, ganadora de los 48th BaekSang Arts Awards a mejor personalidad femenina en una serie de televisión por "High Kick! 3" y Sung Dong-Il que lleva unos años en donde aparece en todos lados, vamos, yo diría incluso que son clones de él mismo. Cierra el reparto Bae Yoo Ram , Go Joon y Lee Ho Jung.

Bajo mi punto de vista estamos ante un film que va de menos a más, es decir, comienza como lo más absurdo que te puedes encontrar por el camino y al final de él encontrarte ante una sorpresa que en cierta medida compense el paseo que te has pegao aunque con el sabor de boca de que quizás quieras volver en autobús.

"Midnight Runners" claramente está dividida en dos partes; la desinteresada y facilona que abunda en lo absurdo de dos jóvenes con pocas luces más al estilo paletos de campo y el tramo en donde estos mozos que en un principio no parezca que tengan las neuronas suficientes para pasar el día resulte parecer que hasta quizás se les pueda sacar provecho y no sean casos perdidos.

Bajo esta idea simple, el director Kim Joo Hwan nos mete en una comedia policiaca que pasa de las risas al llanto a medida se desarrolla la trama, claro está que tratándose de un tema tan peliagudo como el de trata de blancas, las payasadas iniciales de nuestros protagonistas pasan a un segundo plano para no acabar siendo de mal gusto y por ende en modo de simbología recalcar bien la transición en la madurez de los personajes tras ver de primera mano las orejas al lobo.

El film en sí resulta entretenido dado que su ritmo no decae en ningún momento ya sea gracias a la comedia inicial, a su acción cuando se entra en el meollo de la cuestión tras presenciar el secuestro o a su dramatismo cuando la cuestión ya ha reventado por todos los lados y uno ve que no todo es lo que parece. Al mismo tiempo el espectador estará a la expectativa de las circunstancias a tiempo real que sus personajes que, en plena investigación de lo sucedido y todo lo que le rodea, harán de puente de conexión con el público que cambiará el paso emocional de comenzar a ver una comedia juvenil a un thriller dramático con un sutil surrealismo incluido en su atmósfera; escenas, bso y algún que otro cliché que nada tiene que ver con otras cintas coreanas de temática comedia policial.

TRAILER


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.