REVIEW: "The World of Kanako" BY: Hikari

Hoy en el blog de "Cine Made in Asia" tenemos motivos para celebrar porque hoy comienza una nueva colaboración y esperemos que por mucho tiempo. Desde hoy la gran Hikari forma parte de nuestro equipo. Para celebrarlo ningún debut mejor que con un reseña de una de las cintas mas chulas de Japón.

Tetsuya Mishima decía en "Confesiones de una máscara" que "La vida es un escenario en el que debemos interpretar nuestro papel sin revelar jamás nuestra auténtica manera de ser y con la optimista convicción de que tan pronto la interpretación haya terminado, bajará el telón y el público jamás verá al actor sin maquillaje". Algo como esto es lo que plantea "The World of Kanako"Se trata de recorrer la enorme distancia entre lo que parecía y lo que realmente era Kanako, hasta llegar a ver su rostro detrás del maquillaje.


La historia dará comienzo con la madre de la chica solicitándole a su ex-marido y padre de la criatura, que encuentre a su hija Kanako que ha desaparecido. Este padre (interpretación inmensa de Koji Yakusho, premiado en Sitges ese año por su personaje) es un hombre solitario y alcoholizado, un hombre que ha perdido su trabajo y su familia debido a su violencia incontrolada y que va arrastrando su existencia de destrucción por una vida en la que todavía resuenan los ecos de lo que pudo ser y no fue. 

Realmente es fácil entender la obsesiva determinación que guía sus pasos, la irracionalidad con la que es capaz de arriesgarlo todo, consciente de que nada pierde porque en realidad nada tenía ya salvo ella, su hija, la estudiante modelo y perfecta hija, que era capaz de generar la fascinación más profunda en todos los que la rodeaban, incluso entre los que de una forma u otra habían intuido su verdadero rostro y que pese a todo, no podían evitar seguir queriendo. Con estas premisas iremos acompañando a este padre en cada paso, siguiendo el rastro de Kanako hasta encontrarnos con su esencia, una esencia perfectamente esculpida por una Nana Komatsu que por más que la esperemos nunca deja de sorprender por su exquisito temperamento y su rotunda belleza. Con la perspectiva que da el tiempo, hay que reconocer el mérito de la actriz que bien podría haberse acomodado en papeles  hechos a la medida de su afortunado físico y sin embargo afronta riesgos y prueba suerte en todo tipo de personajes y por incómodos que sean. El esfuerzo le va dando sus recompensas. Con "The world of Kanako" se llevó sus buenos reconocimientos, incluido el de  actriz revelación de la academia de cine japonesa en 2015,  y para este 2020 ya va sumando logros  gracias sus trabajos en "Sayonara Kuchibiru" y "Closed ward". Muy meritorio teniendo  en cuenta que a penas ha cumplido los 23 años. Tenía 18 cuando encarnó a Kanako.

La película también nos recuerda que las relaciones entre padres e hijos son un lugar privilegiado desde el que abordar hasta el último  recoveco de las relaciones humanas. Un hijo es alguien a quien se ama incondicionalmente pero también es de quien más se espera. Un padre ansía que de alguna manera todos sus afectos y esfuerzos sean recompensados. Espera incluso la oportunidad de poder ser trascendido por el hijo que alcanzará todas las metas que el padre no pudo, y ese hijo que arruina las expectativas paternales, produce un dolor profundo. Si ese daño será o no capaz de destruir el amor paternal inquebrantable es una cuestión que vale la pena preguntarse. De lo que no cabrá duda es que el amor más grande es también el que más duele. Para el padre de Kanako también es el único. Es una película dura, no tanto por la violencia manifiesta que ya se anuncia como carta de presentación, como por la crueldad que se oculta y a ratos incomoda en su empeño por escarbar una y otra vez en lo más desolador y crudo de la condición humana. En algún momento nos hará sentir que tal vez habría sido mejor no mirar nunca detrás de la perfecta belleza que significaba el rostro de Nana Komatsu.  Hubiera sido mejor no haberla visto abandonar el escenario sin maquillaje , pero ya será tarde.

TRAILER




No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.